En el caso de Bolivia, Canadá se ha divorciado de 50 años de luchar por la soberanía y la democracia

Posted on August 6th, 2020.

By Matias de Dovitiis

Matías de Dovitiis – Con notas y datos de Pablo Vivanco

Por décadas, desde el Primer Ministro Pearson en los ’60, Canadá tuvo una posición en relaciones internacionales que era legítimamente independiente.

Ya sea en la creación de los “cascos azules” y las Misiones de Paz de la ONU, o con grandes aportes a tratados sobre la reducción de armamentos y en muchos otros temas, Canadá, era visto como un país con una misión propia y con una ética distinta a las de EEUU.

Ésta estaba basada en una posición con objetivos humanistas, en la defensa de los Derechos Humanos, la soberanía de las naciones y la no-intervención en el hemisferio.

Con la creación de parte del Primer Ministro Pierre Trudeau de la “Foreign Policy for Canadians”, se creó en 1969 el “Bureau of Western-Hemispheric Affairs” y por primera vez Canadá se enfocó en crear relaciones con Latinoamérica.

Desde entonces, y hasta la última década, Canadá tomo posiciones independientes de las de EEUU en Latinoamérica, como por ejemplo la de entablar relaciones con Cuba y la de recibir refugiados políticos de Chile y muchos otros países.
Muchos de nosotros hoy debemos nuestra residencia en este país a esta posición solidaria de Canadá con Latinoamérica.

Esto cambió a partir de los ’90 cuando la creación de tratados de libre comercio empezó a transformar al enfoque canadiense.

A partir del tratado de libre comercio que involucró a EEUU, Canadá y México, el país pasó a tomar posiciones basadas principalmente en razones comerciales, pero este proceso no fue total hasta la toma del poder del Primer Ministro Harper. Éste causó un cambio mas profundo, y Canadá no solamente dejó detrás su tradición pacifista, sino que el país pasó a tener como único enfoque la conveniencia económica y la participación en el ajedrez macro político de los grandes intereses.

Los Derechos Humanos y la democracia dejaron de ser tema de importancia para nuestros embajadores, a no ser que se tratara de los países denominados enemigos.

Esta política conservadora y de derecha no ha cambiado con la elección del Primer Ministro Justin Trudeau.

Su mano derecha, la parlamentaria Chrystia Freeland, ha generado una intensificación de las políticas neoliberales de parte de Canadá en Latinoamérica.
Bolivia es solamente el último capítulo. Habría sido inverosímil pensar que un Primer Ministro canadiense, ya fueran Liberales o Conservadores, desde Pearson, Trudeau o Chretien más a la izquierda, o Clark, Mulroney o Campbell, tomaran la misma posición que Canadá esta adoptando hoy.

Canadá no ha sabido condenar lo que la prensa independiente en EEUU y en Europa ya suelen describir como un Golpe de Estado. No hemos hecho nada para hablar de la violencia, el racismo y la usurpación de las instituciones democráticas.

Frente a las próximas elecciones en Bolivia y a la crisis producida por su cancelación por parte del gobierno, Canadá no ha sabido encontrar su voz. El divorcio canadiense con su tradición de mas de 50 años de defender la soberanía de los países latinoamericanos y los Derechos Humanos en la región ya es completo.


Online Panel:
Bolivia’s Fight to Restore Democracy – Canada’s Role

Speakers confirmed:

Guillaume Long, former Foreign Minister of Ecuador, analyst with Center for Economic and Policy Research

Matthew Green, MP for Hamilton Centre (NDP)

Ollie Vargas, Bolivian Journalist for Radio Kawsachun Coca

Wednesday, August 12, 2020
at 6:30 PM – 8 PM

Registre at www.claa.ca

Source: https://www.correo.ca/2020/08/en-el-caso-de-bolivia-canada-se-ha-divoricado-de-50-anos-de-luchar-por-la-soberania-y-la-democracia/

Leave a Reply